El Cigarral de las Mercedes, a través de la organización de eventos de empresa, ha sido testigo de la creación o consolidación de diferentes equipos de alto rendimiento.

Como es sabido, la mayoría de las empresas se estructuran por equipos, ya sea con intención de acotar departamentos o por una estructura piramidal de empresa. En muchas ocasiones estos grupos de trabajo no funcionan con el nivel óptimo esperado, por lo que los objetivos alcanzados nunca son los deseados. Esto se puede deber a falta de experiencia o capacidad de uno o todos los individuos que lo componen, falta de conocimiento de los resultados esperados, falta de herramientas o, entre otros, falta de cohesión y entendimiento entre los integrantes de estos grupos.

Estas situaciones tienen como consecuencia una baja productividad en la organización, conflictos que derivan en malas relaciones interpersonales, pérdida de la motivación e insatisfacción de las personas, tanto por parte del líder como de los diversos miembros del equipo.

Hoy en día ya a todos los directivos les suena, y está entre sus prioridades, el concepto de equipo de alto rendimiento. Estos no son otra cosa que equipos integrados, dirigidos hacia un objetivo común y todo ello con un alto nivel de resultados unido a una elevada satisfacción y motivación.

¿Cómo conseguir un equipo de alto rendimiento?

Los equipos de alto rendimiento no son fáciles de conseguir. Los aspectos más importantes para obtenerlos serían los siguientes:

  • Siguiendo la estructura piramidal es muy importante que no dispongamos de un jefe al uso, sino de un líder con capacidad de trabajo, visión de futuro, empatía y calidad humana.
  • La empresa ha de tener una política clara de selección y contratación, atrayendo a profesionales competentes para el rol que van a desempeñar en la empresa y dentro del equipo.
  • Es fundamental seguir una línea de motivación constante, (formaciones, asistencia a eventos de empresa, mejoras contractuales…), para que no se den altos porcentajes de rotación, ni altibajos en el rendimiento.
  • Y por último, es primordial la cohesión entre los integrantes de este equipo, para asegurar un ambiente propicio del que resulte la consecución del objetivo esperado y deseado.

Eventos de empresa

 

Cada vez son más las empresas que apuestan por la organización de eventos de empresa dirigidos hacia sus empleados, para lograr esa cohesión, y no tanto a sus clientes.

Como dijo Henry Ford, ¡trabajar en equipo asegura el éxito!